" NADA HAY MÁS NUEVO QUE EL AMANECER DE CADA DÍA " - EMPIEZO EL BLOG EL 3 DE JUNIO DEL 2.010 - (mi refugio)

21/7/17

Ríos de colores

Noche de tormentas. Una detrás de otra. Bolo se ha escondido en mi armario, a pesar de que lo tengo cerrado, con las patas le da a la puerta golpes repetitivos hasts que se abre ... Los truenos retumban como cañonazos y los chaparrones se suceden repicando con fuerza en los tejados, transformando las calles en ríos de colores.

10 comentarios:

  1. Pensaba que las tormentas no asustaban a los gatos, que los perros temen los truenos si que lo se y he visto temblar a mas de uno. A mi no me asustan pero se que hay muchas personas que temen las tormentas. Un abrazuco

    ResponderEliminar
  2. ¡Míralo que espabilado! El armario sin duda, es para él su zona de seguridad en estos casos. Es instintivo en los gatos, al igual que en otras especies animales, buscar lugares seguros y, en la medida de lo posible, secos y confortables para refugiarse cuando se avecina un temporal. Mixina, si estaba fuera, se refugiaba en casa y, en todo caso, las miraba desde la ventana. Seguía su desarrollo bien alerta, como si conocedora de su peligro, se supiera a buen resguardo y, si iban para largo, buscaba un lugar idóneo para echar una cabezadita.
    Los gatos perciben las tormentas mucho antes que nosotros. No solo captan lo que para nosotros son imperceptibles sonidos demasiado alejados, sino que también cambios en la presión ambiental. Se argumenta que su pelo se carga de electricidad estática lo que les vale de aviso al atusarse, pero no sé hasta que punto esta información es fiable. Lo que si parece cierto es que también perciben la deformación del suelo. Esto último hace que cambien de comportamiento fuertemente ante erupciones volcánicas, terremotos y tsunamis. Lo que ha servido de aviso a más de un humano en diferentes lugares del globo.

    ResponderEliminar
  3. Los gatos el agua le gusta para beber. Son muy intuitivos, me encantan los gatos.
    Hola Trimbolera, paso a dejarte mis saludos y desearte un lindo verano.

    Abrazos grandotes.

    Lola.

    ResponderEliminar
  4. No tengo miedo a las tormentas,pero hace unos días hubo una en Huesca que me acoquinó...era puro fuego,así que entiendo a Bolo.Besicos Trimbo.

    ResponderEliminar
  5. El primer perro que tuve intuía las tormentas a kilómetros y se escondía debajo de la cama, pero faltando todavía una hora para que llegara la tormenta y con el sol de fuera. Los animales son maravillosos. Un abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Como no tengo mascotas, no puedo hablar motu proprio, pero en conversación hace unos momentos con uno de mis hijos que se encuentra en Broto me ha dicho que esta madrugada, aprovechando los materiales y herramientas que tengo en el garaje habían empezado a construir el Arca de Noé en versión familiar, ya que el cielo se les venía encima.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Vaya desconocía que los gatos temían las tormentas,claro nunca tuve uno,abrazos y vamos por el solcito.

    ResponderEliminar
  8. TEMPESTAD CON SILENCIO


    Truena sobre los pinos.
    La nube espesa desgranó sus uvas,
    cayó el agua de todo el cielo vago,
    el viento dispersó su transparencia,
    se llenaron los árboles de anillos,
    de collares de lágrimas errantes.

    Todo lo arrastra el viento.

    Canta y cuenta la lluvia.

    Las letras de agua caen
    rompiendo las vocales
    contra los techos. Todo
    fue crónica perdida,
    sonata dispersada gota a gota:
    el corazón del agua y su escritura.
    Terminó la tormenta.
    Pero el silencio es otro.

    PABLO NERUDA

    ResponderEliminar
  9. Es como un niño, ja,ja.
    Besos 🌸 💐 🌹

    ResponderEliminar
  10. Es que las tormentas asustan. Besos.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR TU TIEMPO.